Archivos de la categoría Lenguas. Así suenan

Lenguaje oral – vídeos

Agradecimiento desde Líbano

Alumnos del Instituto manifestaron su solidaridad con  colegios de Líbano, aportando material escolar y deportivo que permitirá a otros niños, en zona de conflicto,  realizar diferentes actividades y  pasar un verano mas agradable.

IMG_0370
Alumnos de 2º ESO junto al material escolar donado para los niños del Líbano el día que vinieron a llevárselo.

La entrega de todo el material recopilado tuvo lugar, en el Instituto, a principios del tercer trimestre. Y en ese momento se les explicó la situación en la que viven niños y jóvenes de edades similares a nuestros alumnos y como su colaboración puede contribuir a paliar, en parte, los efectos del conflicto.

IMG_0577

En fechas recientes hemos recibido el agradecimiento de los destinatarios de la ayuda. Y desde aquí, deseamos a los de allí, un feliz verano.

I CONCURSO DE RELATOS LGTBI

Y los ganadores son:

  • Laia Tèrmens (4º A)
  • Erika Vivas (4º B)
  • Néstor Ezquerra (4º B)
  • Alba Cajal (3º C)

 

Agujero para chiflados.

[Whittingham.  Abril,1964]

Me acurruco encima del colchón húmedo y frío, cubierto por la costra de mis propias heces y vómitos secos. Hoy mi celda está especialmente oscura.

Una ráfaga de aire irrumpe entre los barrotes de la minúscula abertura que da al exterior.

Un aire húmedo, transporta consigo un pétalo rosáceo. Debe ser del cerezo del patio. Tiemblo. Cierro los ojos.

Terror, sólo veo el terror en la cara de mi madre cuando se enteró, seguido del desprecio. Sé que ese momento estará en mi mente cuando mi corazón lata por última vez.

Aún puedo oír mis gritos cuando esos hombres me sacaron de casa prometiéndole a mi madre que encontrarían una cura para mí. “¡No dejes que me lleven, madre por favor!”

Su rostro de piedra me miraba con gesto serio, de tristeza y rabia a la vez.

A mi mente llega el recuerdo de la primera vez que el doctor Whispers entró a mi zulo. En su mano derecha llevaba una grabadora gris y arrastraba consigo una silla de madera. Se sentó. Sus ojos se clavaron en mí durante varios minutos. Al otro lado de su mirada, parecía que el tiempo se había detenido. Bajo su gesto de compadecencia y odio, el miedo me heló la sangre.

Entonces se presentó. Su voz profunda contrastaba con su cuerpo delgado, me impactó un poco. Después empezó su relato cruel. De su boca sólo salían detalladas descripciones de los actos sexuales que los homosexuales practican, con unos detalles gráficos y lenguaje explícito, haciéndome sentir repugnante.

Al acabar, me hizo acompañarle a una sala más luminosa, con una mesa y una montaña de libros “prohibidos”.

En ellos había imágenes de hombres en bañador, nada erótico.

Me hicieron estudiarlos todos mientras él seguía describiendo esas nauseabundas fantasías.

Finalmente, me inyectó un líquido verdoso, que hizo que posteriormente pasara varios días en el colchón, con una fiebre altísima y espasmos musculares, además de vómitos asquerosos. Una vez pedí a una enfermera que me dejara ir al baño, a lo que ella contestó: “No, usa la cama”. No volví a pedirlo más.

Hubo una temporada en la que hacían pasar a otra enferma a mi habitación. La hacían desnudarse ante mí y yo tenía que observarla, besarla y tocarla contra mi voluntad. Lágrimas brotaban de sus ojos verdes cada vez que se desataba la bata. Pobre muchacha infeliz, atrapada en este sucio agujero.

Un escalofrío sacude mi cuerpo. Siento un pinchazo de dolor. Las heridas infectadas procedentes de las sangrías arden en mis brazos y piernas.

Mi estómago ruge y mi cuerpo vuelve a temblar. Llevo dos semanas sin comer, sin poder ver más luz que la que entra por el agujero de la pared.

Mis pulmones fallan, mi pecho está vacío. No puedo respirar. Toso. Toso mucho. Mi cabeza está a punto de explotar, mi visión se vuelve borrosa y la boca me sabe a sangre.

Veo mi vida pasar ante mis ojos, mi madre. Es lo último que veo.

Whittingham, enhorabuena, después de siete años has ganado. Has podido conmigo.

Sonrío antes de que me envuelva la oscuridad, no tendré que volver a ver la sonrisa de Whispers mientras me arranca las últimas uñas que me quedan.

Una ráfaga de aire irrumpe entre los barrotes de la minúscula abertura que da al exterior. Un aire húmedo, transporta consigo un pétalo rosáceo, que cae junto al otro.

¿Por qué el amor de un ser humano debe ser pagado con dolor y agonía?

¿Por qué el amor de un ser humano debe estar eclipsado y oprimido por el terror?

¿Por qué un ser humano fuerza a otro para amar a quien ni siquiera le atrae?

El amor es solo amor, no hay diferencia entre el tuyo y el mío. Mi amor seguira siendo amor aunque no sea como tú crees que debería ser. Si yo siento al igual que tú, ¿Por qué infravaloras mis sentimientos y los pisoteas sin piedad haciéndome sufrir? Yo también soy un ser humano.

Laia Tèrmens

 

LA CHICA ENTRE REJAS

Son las tres de la mañana del 13 de Febrero. La ventana está abierta y tengo frío.

Esta carta va para ti, la chica entre rejas, la chica del pijama gris, la que perdió la sonrisa. Parece irónico que tú fuiste la que me liberaste y ahora has perdido, de golpe, todas y cada una de tus libertades.

Yo tampoco he vuelto a volar desde que te fuiste hace veintisiete días. Hace casi un mes, maldito eterno mes, cuando tú y yo nos dejamos llevar, por una vez, por la cálida brisa. Toda la vida había cerrado mis ojos, fuerte y sin ganas.

No tenía intención de mirarle a los ojos al hombre con el que siempre me habían dicho que contraería matrimonio. Él me miraba de arriba a abajo y lentamente, como si me disparara con cada pestañeo. Yo tenía la mirada perdida y distraída, y en ocasiones lo veía todo negro. Ninguna se parecía a la tuya: parecía que veías los siete océanos cada vez que levantabas la mirada por encima de la ventana que daba a las afueras de la ciudad. Creo que me perdí varias veces en tus ojos y aún me siento culpable de ello.

Recuerdo que una vez me prestaste el libro de Romeo y Julieta porque te recordaba a nosotras. Doscientas páginas después me di cuenta de que no era así: nuestras familias no estaban enfrentadas, de hecho, eran más que conocidos, lo que me asustaba aún más. Cada día me sonreías más y lo hacías todo más difícil en mi cabeza.

Nunca admití estar enamorada de ti. Solía contarles a mis amigas lo perdida que estaba por el chico del edificio de enfrente. Parecían emocionadas de que nos juntáramos de una vez por todas. Y lo intenté, de verdad, pero te acercabas a la esquina dónde solía leer y desmontabas todos y cada uno de mis planes.

El sol se escondía y dejaba reflejos naranjas y rosados por las fachadas. No se oía apenas nada, y los sonidos que había parecían lejanos. Yo apretaba los puños. Me miraste, algo se liberó dentro de mí y rocé tus labios. Fuiste mi primer pecado.

Pocos segundos más tarde los ruidos comenzaron a acercarse, ansiosos. “¡Traidoras!, ¡sucias!” gritaban. Fue entonces cuando te separaron de mí. Mis manos temblaban sudorosas, y ahí tome mi peor decisión: corrí. Corrí sin volverte a mirar. Me alejé cuatro o cinco manzanas y casi salí de Marrakech. Me mareé y no recuerdo nada más.

Ahora son las cuatro menos cuarto de la mañana y finalmente admito estar enamorada de ti. Si algún día, chica entre rejas, recibes esta carta, espero que me arresten contigo. Las dos fuimos culpables del mismo injusto pecado.

Erika Vivas (4º B)

HEROÍNAS SIN CAPA
Nací en 1987 en el centro de Riyadh, Arabia Saudí, en el seno de una
familia humilde. Muy humilde. Tan humilde porque no tengo hermanos varones, y eso, en el país donde a lo máximo que aspira una mujer es a ser suficientemente buena esclava de su marido como para no merecer ser ejecutada públicamente, es una terrible desgracia para una familia (sólo los varones pueden trabajar por un salario, conducir vehículos, salir a la calle sin acompañante, estudiar, destapar su rostro…). Soy la séptima entre mis hermanos.
Pasé mis primeros años prácticamente encerrada en casa con mi burka como segunda piel, la única sabiduría que me llegaba o era fanatismo islámico, o iba sobre cómo mantener una familia, cómo contentar al marido y cómo pasar desapercibida en las calles. No conocía el arte, la ciencia, la tecnología ni las matemáticas . No sabía leer ni escribir.
A los 12 años, mi padre me casó con un hombre 15 años mayor que yo, con el que viví hasta que murió 6 años más tarde. Tuve la suerte de no quedar embarazada por él. En ese tiempo, conocí a otra mujer de mi misma edad, que vivía con su marido justo enfrente de mi casa.
Nos hablábamos muchas noches, cuando nadie más nos escuchaba. Nos hicimos muy amigas.
Con el tiempo, comenzamos a pasar la una a casa de la otra. Nos
encerrábamos las dos en una habitación y nos quedábamos un buen rato mirándonos, hablándonos y dándonos amor. Ella me contaba cosas sobre sus viajes por el mundo y la cultura que había adquirido en ellos. Éramos conscientes de que si alguien nos veía juntas corríamos peligro mortal, pero eso no nos importaba ya que nuestro amor era más poderoso que el odio de la sociedad.
Enseguida comenzamos a planificar la huida de aquel país a otra tierra en donde pudiésemos expresar nuestro amor con libertad. Canadá se volvió nuestro sueño.
Estuvimos durante unos dos meses planificando y preparando cada detalle de nuestra huída hacia la libertad. Teníamos mucho miedo, pero era cuestión de vida o muerte.
El 8 de julio de 2005, emprendimos nuestra travesía. Nos levantamos de madrugada, rápidamente nos equipamos con provisiones y nos escapamos al puerto de la ciudad. Yo iba disfrazada de hombre, y ella, dentro de su burka , escondía un poco de comida poco perecedera y ropa de abrigo para el viaje.
Fuimos por el puerto y nos colamos en el primer buque de mercancías que vimos. Aún no sé cómo lo logramos. Nos escondimos entre la mercancía, y esperamos hasta sentir movimiento, el cual llegó dos días más tarde.
Tres semanas después (tres semanas de frío, sueño, hambre y sed) llegamos a puerto italiano. En ese momento no sabíamos dónde estábamos, aunque sí que sospechábamos que estábamos en algún lugar del sur de Europa. No teníamos qué comer ni dónde vivir. Tuvimos que vivir rebuscando restos de comida entre la basura, bebiendo agua de fuentes públicas y durmiendo en el
parque. Un poco después, comenzamos a ahorrar pequeñas cantidades de dinero vendiendo baratijas en el top manta.
Tras casi 5 años viviendo al margen de la ley, estábamos listar para coger un avión en condiciones para venir aquí a Montreal, en donde continuamos en el top manta mientras buscábamos algún puesto de trabajo de baja categoría para poder establecernos en una vivienda por fin. Yo comencé a ejercer de barrendera, y ella de prostituta.
Con el tiempo, nos pudimos permitir un pequeño piso en las afueras de la ciudad, en el que vivimos a día de hoy, Por fin teníamos una cama para dormir, un inodoro donde hacer nuestras necesidades, una bañera donde limpiarnos y un frigorífico donde guardar los escasos alimentos de los que disponíamos.
Siempre hemos vivido en austeridad, así que el poco dinero que entra a nuestra casa nos basta para pagarla cada mes, para comer y para recibir clases de inglés con el fin de insertarnos de verdad en la sociedad canadiense. Y esta es nuestra situación actual.
El año que viene tenemos pensado casarnos y empezar a trabajar el alguna ONG defensora de los derechos de las persona LGTBQ+ en todo el mundo.
Más tarde, nos gustaría mudarnos más cerca del centro de la ciudad e incluso formar una familia.
Néstor  Ezquerra (4º B)

UNA DECISION COMPLICADA

Estoy triste, ya que veo que nadie me apoya en ser madre soltera. Mis amigos me dicen que tengo que encontrar un marido, mis padres dicen que la niña estará mejor con una familia completa, que la dé en adopción.

Pero creo que no necesito a ningún hombre a mi lado para que mi hija crezca feliz.

Mi hija ahora tiene seis años y va a primero de primaria. Se llama Carla.

Creo que después de seis años sin padre ahora no le hace falta uno.

Pero lo que nadie sabe es que yo no quiero un hombre para mi hija, sino que quiero otra madre para Carla.

Mis padres no entienden como a la gente le puede atraer o gustar otra persona de su mismo sexo, ellos lo llaman aberración. Siempre he vivido bajo esa sombra, les he presentado a novios falsos para que me dejaran tranquila, pero el bien para mi hija es una persona a la que yo ame y así ella le pueda amar también.  

Y aunque nadie los sabe, llevo un tiempo conociendo a una mujer, perfecta, le gusta el deporte y salía a pasear. He decidido presentársela a mis padres, seguramente no me apoyarán, pero mi hija va a tener lo mejor.

Es la mujer de mi vida.

II CONCURSO DE MICRORRELATOS POR MATERIAS

Ya tenemos a los microrrelatos ganadores. Disfrutad de su lectura.

Ganadora de 1º ESO: Fiamma Dubal (con la materia de Taller de Lengua)

EL GATO

Flashback era mi mejor amigo, por las tardes siempre nos vamos a pasear al parque y una vez vimos a un gatito abandonado comiendo basura del contenedor. Flashback no podía ver a los animales sufrir porque quería ser veterinario. Mi amigo y yo nos llevamos al gatito a casa, le dimos de comer, le dimos un baño y el pobre se quedó profundamente dormido.

Tras varias horas pensando, decidimos que tenía que tener un nombre, así que lo llamamos Mito.

Flashback era singularmente bueno, yo pensé en ese momento que era un héroe y él me dijo “no es que sea un héroe, simplemente no puedo ver a nadie a la deriva”.

Ganadora de 3º ESO: Tania Pérez (con matemáticas)

Rutina

Catelyn tenía una rutina periódica: primero iba al polígono industrial a ver a su padre, después conducía hasta el trabajo, donde cumplía su función como psicóloga. Cuando salía, caminaba hacia su casa. Su hijo Robb le solía pedir ayuda para despejar algunas incógnitas. Por último, hacía la media de los gastos cometidos ese día.

Su marido y su padre le decían que tenía una obsesión con la rutina. Ella se limitaba a poner los ojos en blanco. Estaba feliz con su rutina.

Ganadoras de 4º: Susana Rodríguez (con física y química) y Laia Tèrmens (con Lengua y Literatura).

El recuerdo

¿Dónde estoy?¿cómo he llegado aquí?

Noto la aceleración de mis pulsaciones al presentir un extraño movimiento tras mi espalda, pero no hay nadie, sólo oscuridad.

El tiempo pasa y nada cambia.

Tras muchas horas aislada oigo una puerta abrirse y veo la silueta de un hombre que se acerca a mi. Me agarra fuertemente del hombro y me arrastra hasta encerrarme en un maletero. El coche arranca y puedo notar que su trayectoria es muy poco lineal, hay muchas curvas y rotondas.

Al llegar al destino puedo observar que nuestro desplazamiento ha sido nulo ya que estamos en el lugar dónde comenzamos.No entiendo nada,¿quién eres?¿qué quieres hacer conmigo?

El hombre no contesta, me agarra de la nuca, saca una pistola,la punta hacia mi cabeza y grita:¡ Sal ya de mis recuerdos!

Oigo un disparo y el hombre cae desplomado. Intento ayudarle pero…yo no existo.

Susana Rodríguez (4º B)

 

Huesos.

La tercera vez intenté matarme de hambre. No soportaba ver mi obesidad de 58kg ante los atributos de mis compañeras de clase, que exponían sus cuerpos de fábula con camisetas cortas y pantalones ajustados. Ellas lo tienen fácil, siempre han sido delgadas.

Me miro al espejo y experimento una mezcla de asco y autodesprecio. Nunca pierdo suficiente peso.

Siento un picor mental por cada caloría que consumo. Las cuento, es enfermizo.

Por la calle ya no veo personas, veo tallas de pantalón.

Le cogí asco a la comida.

Para mí era insípida y asquerosa, o al menos me convencía de ello para no depender de comer.

El ensayo de mi hambruna duró dos semanas, alimentándome de agua y minúsculas cantidades de alimento inerte. No funcionó, como siempre.

¿Tan difícil es salir de este cuerpo de escultura neoclásica?

Moriría por ver mis huesos a través de mi piel.

Quizá sí deba morir por ello.

Laia Térmens (4º A)

I Certamen de discursos “Gerardo Millera”

DEPARTAMENTO DE FILOSOFÍA

El discurso y la oratoria en nuestro instituto se vienen estudiando en las clases de filosofía de primero de bachillerato estos últimos cursos. Cada uno de los alumnos ha tenido oportunidad de lanzar un discurso a sus compañeros en el aula. Pero esta vez ha habido un colofón extraescolar a esta actividad.

3

El pasado 24 de mayo tuvo lugar la primera edición de un certamen de discursos “Gerardo Millera” entre el IES Domingo Miral y el IES San Alberto Magno. Los artífices  fueron Pilar Martínez y Alfredo Sánchez, éste en colaboración con los profesores Pedro García, Ana Santos y Estela Puyuelo dentro de un Proyecto Innovación dedicado a la retórica. Pilar y Alfredo, profesores de sendos departamentos de filosofía de cada instituto, lograron ir organizándolo a través de algunos meses (darle un formato, un lugar, buscar un jurado, y tantas otras tareas previas). Al evento se acudió con tres candidaturas seleccionadas por cada instituto, y se conformó un jurado compuesto de personas sensibles a la palabra y a la filosofía: nuestra antigua compañera Pilar Bonet, Federico Escobar, Alfredo Usón, Pablo Puertas y Vicente Betrán.

Irene Marco, Lara García e Irene Molina fueron las elegidas en esta ocasión para representar a nuestro instituto. Se dedicaron varias tardes del mes de mayo a perfeccionar sus discursos y su puesta en escena con la ayuda de Pilar Martínez, Daniel Cabañeros (compañero del departamento de lengua) y Ricardo Constante (profesor del departamento de filosofía).  Se intentó así afianzar una buena actuación.

Certamen de retórica 29 mayo de 2017

Arropadas por compañeros y compañeras, familiares y profesores, la emoción se desplazó el jueves 24 de mayo a la Casa de la Cultura de Sabiñánigo. Asistimos a una sesión de seis discursos que habían de durar entre diez y quince minutos, saliendo al escenario de manera alterna entre los candidatos de un instituto y otro.

La primera palabra que escuchamos fue la de Irene Marco, que habló sobre los problemas ecológicos y animó a tomar conciencia de ellos con nuestras acciones cotidianas, seguida después por el discurso de Javier Abad sobre la despoblación rural. Continuó Irene Molina reflexionando sobre las potencialidades que tendría una educación mejor planteada, y dió paso a Ana Senar que trató sobre la valiosa formación que procura el estudio de la historia. Los dos últimos discursos fueron el de Lara García, dedicado a la comprensión de la diferencia entre acomodarse y la auténtica felicidad, para concluir con Lucía Batlle, que defendió un replanteamiento sobre el concepto de infidelidad en la pareja.

2

Finalizados los discursos, todos los participantes subieron al escenario para atender a preguntas del público. Se desempeñaron, dentro de los nervios ineludibles, airosamente con sus respuestas, lo cual fue muy aplaudido.

4

Diez minutos se tomó el jurado para deliberar, tiempo que fue aprovechado para salir de la sala, relajarse, tomar un poco el aire, y charlar. A la vuelta, los miembros del jurado manifestaron lo complicado de tomar la decisión que les correspondía, y valoraron muchísimo el nivel de oratoria visto y oído. Pese a todo, había que dar un único premio. Éste le fue otorgado, con gran expectación por parte de los que allí se encontraban, a Irene Molina. Tras unos breves discursos por parte del alcalde de Sabiñánigo y la consejera de educación, se clausuró foto a foto el acto con una gran satisfacción general en todos los asistentes y participantes.

Fue una jornada que se recordará con afecto por parte de las participantes, de los profesores, y de cuantos asistieron. La posibilidad de una siguiente edición en Jaca el curso que viene abre a una alentadora presencia de la oratoria en las aulas como motor educativo interdisciplinar.

Olimpiada de Física

El viernes 23 de febrero, Marta Álvarez y Jara Berdún de 2º Bachilelrato participaron como representantes del IES Domingo Miral en las XXIX Olimpiada Aragonesa de Fisica.

Marta Álvarez, Arantza Isasi y Jara Berdún
Marta Álvarez, Arantza Isasi y Jara Berdún

La prueba fue en el Aula magna de la Facultad de Ciencias de la Universidad  de Zaragoza, y fueron cuatro horas de devanarse los sesos con cuatro problemas “elegantes”. Las alumnas salieron satisfechas, pero aún les faltó tiempo.

Aunque no fueron seleccionadas entre los 20 primeros, la experiencia valió la pena.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Silvia Campos Maza, ilustradora y artista

Para aquellos que habéis visitado la exposición “Pequeños y grandes artistas” y os habéis quedado con ganas de ver más obra de la artista Silvia Campos Maza de 4º ESO, ahí va una muestra de parte de lo expuesto y parte de un cuaderno de dibujos y bocetos varios.

Cartelw

Otro autorretrato de Silvia Campos Maza.

Otra autocaricatura de Silvia

A continuación los dibujos que pudimos disfrutar en la exposición:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y por último, otros muchos de los dibujos y bocetos que Silvia va haciendo en su fantástico cuaderno.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

28 de Marzo – Carrera solidaria

ANA BELÉN JARNE
Desde la materia de Educación Física y Vida Activa, que se imparte en 2º de Bachillerato, se está organizando una carrera solidaria que tendrá lugar el miércoles 28 de Marzo (el proyecto forma parte del currículo de la materia) y cuyo objetivo fundamental es recoger comida para que el Banco de Alimentos la distribuya a aquellas personas necesitadas. El planteamiento de la carrera es que todos los alumnos y también los profesores interesados, puedan correr y aportar alimentos que serán recogidos por un representante de Cáritas tras terminar la carrera.
Carrera solidaria
 
El programa previsto es el siguiente:
  1. Salida del centro de los alumnos y profesores a las 12:00 con destino a la Ciudadela. Una vez allí, se depositarán los alimentos en una mesa destinada a tal fin.
  2. Tras una breve explicación sobre la organización y los actos a realizar, los alumnos de bachillerato se encargarán de realizar un pequeño calentamiento por grupos, previo al inicio de la carrera.
  3. Carrera propiamente dicha 12:45 h. La participación implica 1, 2, 3 ó 4 vueltas máximo, alrededor de la Ciudadela. (1 vuelta son 1.150 m, por si queréis ir entrenando)
  4. Al terminar la carrera se entregarán algunos premios. Estos premios no serán para los primeros por orden de llegada o mayor número de vueltas corridas, sino para los mejores disfraces.
Parece ser que los alimentos más necesarios son: los precocinados (que se puedan calentar directamente y lleven incorporados todos los macronutrientes), las conservas de carne y pescado y cereales de desayuno, principalmente. Esto es lo que nos han comentado desde Cáritas Diocesana.

isolated of canned legumes

¡Vamos a ver cuántos kilómetros somos capaces de recorrer entre todos por una buena causa!

¡NOS VEMOS EL DÍA 28 DE MARZO! 

Historias de amor diferentes II

Aquí tenemos una historia de amor diferente.

nocillaMe dijeron, que al final de ese gran túnel, me esperaba mi media naranja…

Pero antes, había un largo camino, cada día se  apartaba de mí uno o dos obstáculos, yo cada vez estaba más ansiosa de conocer al amor de mi vida al que tanto anhelaba.

Iban pasando los días, y cada vez, le sentía más cerca, hasta que por fin llego el gran día…

Noté como una mano me cogía y me untaba una especie de crema muy suave, y de repente, ahí le vi, se iba acercando a mí poco a poco, hasta fundirnos en un abrazo, y así formar un rico bocadillo de pan Bimbo con Nutella.

Clara Galtier  4º B